25 jul. 2012

Fin definitivo

El viaje no me pegó muy bien que digamos, pero más allá de que no estoy del todo mal, y luego de pensarlo mucho, decidí cerrar el blog.
Es fácil contar la vida entera desde el anonimato.
Es lindo encontrar gente que entiende y aconseja ante cada situación, y creo que es normal querer hacer contacto con ellos, pero una vez que los conocés, ya empieza a costar un  poco escribir con el corazón enteramente abierto.
El blog superó las 22.000 visitas, y me intimidó la idea de que me leyeron tantas personas, tantas veces, y que todas esas personas saben absolutamente todo sobre mi historia, y casi todo sobre mi vida actual.
Y el muy lindo encuentro blogger, en el que hablamos un poco sobre esto, me terminó de convencer.
Ya no puedo escribir tan sinceramente, no puedo decir todas las cosas que querría porque desde el anonimato es más fácil, y eso lo perdí.
La realidad es que amo escribir, así que quizás más adelante abra un nuevo blog, contando otras cosas, pero desde cero. Este lo voy a desactivar en unos días.
Nunca me gustó cuando los blogs que seguía desaparecían de un día a otro y sin dejar huellas, y es por que estoy tan agradecida con ustedes que creo se merecían esta explicación antes de dejar de ver el blog on line.